¿Qué puedo esperar de un proceso de coaching y cómo puedo medir los resultados?

Un proceso de coaching se inicia con una alianza entre el coach y el coachee – cliente-. En esta alianza se establecen los acuerdos de trabajo. Qué aporta el coach y qué tiene que hacer el coachee.

Ayrin Pons coaching personal

¿Qué aporta el coach en un proceso de coaching?

El coach aporta acompañamiento a modo de preguntas introspectivas y herramientas que posibiliten un cambio en la vida de su cliente, dentro de un marco de seguridad, es decir, de confidencialidad y confianza en las capacidades  del cliente para lograr lo que se propone. Tan sólo tiene que encontrar la manera de conseguirlo.

Y aquí es donde el coach ejerce su gran papel. Facilitar que el coachee perciba su potencial y crear una toma de conciencia que rompa el bloqueo que no le permitía hasta el momento, avanzar hacia el objetivo.

¿Qué aporta el coachee en un proceso de coaching?

El coachee es quien trae el objetivo a conseguir una vez finalizado el proceso. Es decir, la respuesta a la pregunta: – “¿Qué es lo que te gustará haber conseguido una vez finalizado el proceso?. 

En mi experiencia profesional, me encuentro a menudo con clientes que de buenas a primeras no me dan una respuesta clara y concreta a esta pregunta. Es por ello, que en estos casos, dedico una primera sesión a explorar la motivación por la que han venido.

No pasa nada, si no podemos definirlo de inmediato. Al finalizar la sesión tendremos una visión clara de hacia dónde queremos ir y qué es lo que queremos conseguir.

Este pilar es clave, sin un objetivo claramente definido sería como subir a un taxi sin decirle al conductor la dirección de nuestro destino deseado.

Coaching personal Ayrin Pons

Qué esperar de un proceso de coaching.

Los 6 pilares clave

1.- Descripción clara del objetivo.

 En la primera sesión definimos qué es lo que ha traído al coachee iniciar un proceso de coaching. Qué es lo que quiere conseguir.

 

2.- Exploración de lo realizado hasta el momento, de diálogo interno y de perspectiva.

Una vez definido el objetivo y haber explorado las posibilidades de su cumplimiento, organizamos sesiones periódicas en las que a través del diálogo a modo de preguntas abiertas y de herramientas de coaching, el coachee va indagando y dándose cuenta de su diálogo interno relacionado con lo que quiere conseguir.

De las acciones que ha llevado a cabo hasta el momento y de cuáles han sido los resultados.

 

3.- Ampliación de perspectiva.

De la forma como ha ido interpretando esos resultados y con la ayuda del coach, aprende a afrontarlas desde distintas perspectivas que le permiten ampliar visión.

Esta ampliación de perspectiva, genera un nuevo encuadre, una nueva manera de ver las cosas que facilita la toma de decisiones más efectivas.

 

4.- Definir y analizar las opciones de acción y escoger la más efectiva.

Ahora es el momento de poner sobre la mesa todas las opciones de acción posible para avanzar hacia el objetivo.

El coach acompaña para que el coachee analice los pros y contras de cada una de ellas y finalmente tome la decisión que se verá desglosada en un plan de acción.

 

5.- Creación de un plan de acción.

Sin acción no hay cambio, así que el plan de acción es muy importante para que todo el trabajo realizado durante el proceso de coaching se convierta en realidad.

 

6.- Acompañamiento a lo largo del proceso.

 El coach ejerce el papel de motivador, valida a su coachee a través del feedback positivo para que el coachee se mantenga constante en las acciones del plan y pueda finalmente conseguir su objetivo.

Estudios del campo de la neurociencia han demostrado que las personas que van reportando sus resultados a un coach, tienen más probabilidades de conseguir su objetivo que las que no lo hacen.

Cómo medir los resultados de un proceso de coaching

Cómo medir los resultados de un proceso de coaching

Una de las preguntas que a menudo me hacen cuando informo sobre los procesos de coaching, es la de cómo vamos a medir los resultados.

La respuesta es muy sencilla, a través de indicadores que responden a la pregunta de: – ¿Cómo sabrás que has conseguido tu objetivo?.  

A lo largo del proceso vamos revisando esos indicadores para asegurarnos de que seguimos el camino marcado y si no es así, hacemos las correcciones necesarias.

Qué más saber de un proceso de coaching

Cabe tener en cuenta que los objetivos raras veces se consiguen de forma lineal y estricta.

A lo largo del tiempo que nos hemos marcado para conseguirlos, pueden surgir imprevistos y resultados inesperados.   El/la coach juega un rol muy importante para aportar flexibilidad y acompañar para dar un cambio de dirección en caso de que sea necesario.

Es el momento de pasar a la acción. Contacta conmigo sin compromiso y te acompaño durante todo el proceso para definir y alcanzar tus metas.

×

Hola

Te ayudo a resolver tus dudas

× ¿Cómo puedo ayudarte?