Autenticidad

Cómo deshacerse de las máscaras sociales y ser un@ mism@.

Cómo un proceso de Coaching en Imagen Personal te puede ayudar.

 Hace poco vi la película “Desmelenada” protagonizada por Sanaa Lathan en Netflix. Violet Jones, una publicista con un trabajo y novio “perfectos”, a raíz de un suceso personal se da cuenta de que ha llevado una vida que en realidad no es la que quería vivir. A partir de ahí se lanza a perseguir sus sueños y se deshará de lo que no la hace feliz.

La película, basada en una novela de Trisha R. Thomas, “Wadja”, es un ejemplo clarísimo de cómo las máscaras sociales que nos autoimponemos o que nos han impuesto durante la infancia y que han sobrevivido hasta la adultez no nos permiten vivir la vida con plenitud. Hasta que llega un momento en que la vida nos pone a prueba y tenemos que reconocer que nos hemos enfundado en capas de apariencia social que nos despersonalizan y no nos permiten vivir con autenticidad.

Muchos coachees se encuentran en una momento de su vida en el que se dan cuenta que han ido viviendo y tomando decisiones en función de lo que les has pedido su familia, su entorno, la sociedad. Por algún motivo en algún momento han dejado de escucharse a sí mismos y han cedido a las demandas del entorno.

Por ejemplo, estudios que no se querían realizar pero que por presiones familiares se han impuesto y se ha abandonado la verdadera pasión.

Muchas veces también porque “da buena imagen” o por “estatus social”.

A veces son decisiones que se han tomado desde la “zona cómoda”, por miedo a hacer cosas nuevas o bien por un falso sentido de la “seguridad”.

Sea el caso que sea, lo bueno es que estemos en el punto de insatisfacción en el que tomamos conciencia de que no nos sentimos felices con nuestra vida y en el que necesitamos un cambio.

Este es el momento de quitarnos las máscaras, i desnudarnos poco a poco y enfocarnos en la vida que realmente nos llena y nos hace felices.

El proceso de cambio no es inmediato y requiere constancia. Ser consciente la mayor parte del tiempo. Pero vale la pena.

En la película “Desmelenada” el vehículo para este proceso de transformación de la protagonista Violet Jones es la imagen personal. Un cambio que va desde dentro hacia fuera.

Desde la revisión de creencias y manera de percibir la vida que es necesario a realizar previamente a cualquier modificación estética.

Porque, ¿Qué ocurre si iniciamos un cambio teniendo en cuenta sólo criterios estéticos de belleza?, Probablemente que estaremos colocando una máscara. Puede ser que nos encorsete. El cambio se mantendrá en una capa superficial y puede ser que no sea perecedero.

Máscara negra

Para poder transmitir una imagen auténtica que emita los códigos de quien realmente somos, tenemos que averiguar previamente precisamente eso: quiénes somos.

Y para ello es necesario realizar un trabajo de autoconocimiento  que permita trasladar nuestros valores más intrínsecos a la imagen externa. Y lo que transmitimos no sólo se basa en nuestro look sino en una forma de pensar, de actuar, de relacionarnos con los demás. El look es un elemento más que nos puede reforzar pero sólo por sí mismo no es suficiente para “ser” y como consecuencia “transmitir” nuestro “Yo auténtico”.

Que permita deshacerse de todas las capas que hemos ido añadiendo a lo largo de toda nuestra vida para ir adaptándonos a las demandas de nuestro entorno y que ahora ya no nos resultan útiles.

Cualquier proceso de asesoría de imagen personal, o cambio de imagen, si queremos que esté alineado con nuestro yo auténtico, requiere una primera fase de introspección. De autoconocimiento. De toma de conciencia.

Por hacer una analogía, las máscaras que nos ponemos para “aparentar”, son como capas de vestimenta. Cada conjunto emite una información determinada sobre nosotros mismos que idealmente debería estar alineada con nuestro yo auténtico.

¿Pero que es el yo auténtico?, muchos escritores, gurús del coaching e incluso guías espirituales, relacionan el yo auténtico con el alma. Ken Robins, autor de El Elemento, lo denomina núcleo, el guía espiritual y autor de “El Poder del Ahora” y  de “Una Nueva Tierra”, Eckhart Tolle, siguiendo una perspectiva mucho más profunda lo relaciona con la conciencia. Con el observador de nuestro propio pensamiento que no se implica emocionalmente en el mismo sino que simplemente lo observa.

El Yo auténtico tiene que ver con nuestros valores más intrínsecos, con aquello con lo que conectamos, con nuestra pasión si hemos llegado a descubrirla. Con aquello que nos hace vibrar.

Cuando vivimos desde nuestro Yo auténtico, vivimos una vida plena. Porque estamos en un estado de coherencia con nuestra alma que nos hace sentir en paz.

Estamos desproveídos de máscaras, porque aceptamos y honramos quien somos independientemente de lo que opinen los demás.

Durante el proceso de coaching el coach, a través de preguntas, explora junto a su coachee qué es lo que forma parte de ese yo auténtico. Con qué conecta. Qué es lo que le hace vibrar. Cuales son los valores sin los que no podría vivir. Esa es la base sobre la que construir proyectos, objetivos, metas vitales.

Violet Jones se transforma físicamente, pero el cambio se inicia desde dentro. El cambio de perspectiva vital que experimenta empuja el cambio de su look.

Una vez conozcamos nuestro Yo auténtico, tenemos un trampolín sólido para  avanzar hacia dónde queramos ir.

Tu imagen deseada debe estar alineada con tu yo auténtico pero también con tu objetivo vital. La imagen externa aporta a la consecución de ese objetivo y lo fortalece pero para que sea perecedera tiene que surgir del cambio interior.

Y finalmente, ahora sí, busquemos favorecer. Pero favorecer según los criterios de belleza del coachee. Qué estilo de peinado, maquillaje, prendas y complementos conectan con ese Yo auténtico y lo refuerzan.

Sin rendirse o someterse a las pautas de cánones estéticos de nuestra sociedad.

Si nos sentimos seguros por dentro, lo transmitiremos hacia fuera. Y qué mejor que un look totalmente personalizado, exento de máscaras que nos permita expresar aquello que realmente somos. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *