Crea micro-momentos positivos (1) còpia

Qué puedes hacer tu para aumentar tu pensamiento positivo🤩

¿Sabías que aumentar tu bienestar personal está realmente en tus manos?. ¿Te gustaría saber cómo aumentar tu estado de disfrute y placer en tu vida?.

En este artículo voy a darte unas pautas basadas en estudios científicos que te van a ayudar a diseñar una vida más feliz y positiva.

Por supuesto, que tendrás que ponerte manos a la obra, tomar acción para que esto suceda. Pero… vale la pena, ¿no crees?. Venga, vamos a ello:

La perspectiva. Cómo decides vivir lo que te sucede

Lo primero que tenemos que recordar, es la importancia de transitar conscientemente  un acontecimiento que estemos viviendo.

¿Qué quiero decir?, Buenos, imaginemos que vamos en coche y vamos a parar a una calle bloqueada por un gran camión.

No podemos pasar ni dar la vuelta porque detrás nuestro hay más coches.

Te muestro dos formas de reacción:

Como puedes ver la primera reacción es más proactiva y nos aportaría mayor bienestar que la primera.

La clave está en plantearte estas dos preguntas cuando te encuentres ante una situación potencialmente estresante:

1.- ¿Qué te cuentas?.

2.- ¿Qué haces al respecto?

Los Micro-momentos de pensamiento positivo

El objetivo es crear lo que yo llamo cápsulas de bienestar de forma recurrente. Inducir varios momentos durante la semana que nos aporten felicidad.

No es tanto buscar estar siempre y al 100% en modo positivo, entre otras cosas porque no sería posible pero sí de planificar cápsulas o micro-momentos de positividad.

Centrarnos más en la profundidad, en la calidad y no tanto en la durabilidad.

Para ello resulta enormemente útil la Atención plena o también conocida como Mindfulness.

Atención plena o Mindfulness

Llevamos un estilo de vida que cuando nos hablan de atención plena o mindfulness algunos, yo incluida, ya empezamos a estresarnos😣.

Hay estudios científicos que han comprobado que el mindfulness mejora nuestra salud y calidad de vida. Hay varias técnicas y formaciones que te dan las herramientas para practicarla.

De una forma más sencilla, se trata de poner todos tus sentidos en el momento que has elegido conscientemente. Por ejemplo, saborear un bombón dedicando tiempo a mirar su forma, su color, a olerlo, a notar su textura con los dedos, a notar su gusto, temperatura.

Beneficios del pensamiento positivo

Crear un hábito de permitirte experimentar momentos de pensamiento positivo recurrente aporta bienestar emocional, optimismo, resiliencia, autonomía, mejores conexiones sociales, de la salud y un aumento de los ingresos.

Qué acciones llevar a cabo:

  • Programa situaciones de disfrute durante la semana. ¿Qué te gusta hacer?, Anótalo en la agenda.
  • Abre tu mente, estate receptiv@ a circunstancias imprevistas que te aporten placer. Acéptalas y vívelas.
  • Practica atención plena en aquellas pequeñas cosas del día a día. Por ejemplo, comer un trozo de pastel, tomar una ducha placentera, dar un paseo.
  • Revisa tu perspectiva. Obsérvate desde fuera y anota qué estás pensando, qué estás sintiendo y cómo podrías modificarlo para sentirte mejora.
  • Crea un álbum de recuerdos felices al que puedas recurrir en cualquier momento y que pueda elevar tu ánimo.

El pensamiento positivo no suele surgir en piloto automático, debemos hacer un trabajo consciente para crear este hábito.

Y vale la pena, porque como la profesora de psicología de la Universidad de Carolina del Norte y autora de 12 libros sobre positividad, Barbara Fredrickson dice:

La positividad no solo cambia el contenido de tu mente … Amplía el abanico de posibilidades que ve.

Reconócela y toma conciencia

 

 

Comentarios cerrados.