autoimagen

Cómo tener una buena autoimagen

Orígenes de la autoimagen

En mi trayectoria profesional relacionada con la imagen personal me di cuenta de que la mayoría de los clientes que solicitan una asesoría de imagen, buscan estar más guap@s, más atractiv@s.

Pero ¿nos hemos planteado qué significa ser más guap@s o atractiv@s?.

La socialización cultural – Medios de Comunicación

Estos conceptos están directamente relacionados con el concepto de Belleza de nuestra sociedad occidental.

Desde el siglo XX, hay una adulación de la delgadez. El cuerpo femenino delgado y poco curvilíneo ha sido promovido como el estándar femenino de lo atractivo.

Una mujer delgada, con pechos prominentes y torneados a menudo con la ayuda de la cirugía estética, cuerpos completamente depilados, cabellos sin ni una cana y rostros sin granos o rojeces, sin arrugas para las mujeres más maduras.

Todas estas son las características a las que “debemos” aspirar si queremos ser consideradas bellas.

Si hablamos del plano emocional, se nos pide que seamos amables y modestas. Que no hagamos mucho ruido, estemos calladas y lo más atractivas posibles.

Aunque con menos presión que los estándards femeninos, los hombres también sufren ciertas expectativas sociales.

A nivel estético, los hombres tienen que ser altos, tener anchura de hombros, un tórax y brazos musculados, glúteos pequeños y líneas faciales angulosas. Y cómo no, una buena densidad de cabello.

En el plano emocional, a los hombres se les exige tener control emocional, que prioricen el trabajo, que controlen a las mujeres y que tengan como objetivo un cierto estatus social.

Ante estas exigencias sociales es un acto te coraje ir en busca de la autenticidad.

pasarela
Estatus social

Experiencias interpersonales – La Familia

La familia comunica expectativas a través de lo que los psicólogos llaman “modelaje”.

Dependiendo de la importancia que haya dado nuestra familia a la imagen personal en relación al concepto de Belleza occidental, seremos más vulnerables o no a las valoraciones ajenas de nuestra propia imagen.

Si nos hemos sentido aceptados por nuestros padres tal como éramos, habremos establecido una buena base de autoimagen y poco nos afectará  o seremos más resilientes a las valoraciones negativas de los demás.

Si por el contrario, nos han hecho sentir que teníamos sobrepeso y que por lo tanto había que hacer dieta para “estar más guap@s” o que éramos demasiado “alt@s” o “baj@s”, “delgaduch@s”, etc…Nuestra autoimagen se habrá construido sobre una base de inseguridad o de “no soy suficiente….”.

A veces, no influye sólo lo que nos han dicho, sino cómo hemos visto actuar a nuestros padres en relación a su propia imagen. Una madre o padre que estuviera demasiado pendiente de su propia imagen, envía el mensaje a sus hij@s de que la imagen es algo de que “preocuparse”.

Muchos coachees con mala autoimagen me han explicado experiencias de la infancia en la que fueron criticados o sido objeto de broma.

Características físicas o cambios físicos

Durante los cambios físicos de la adolescencia, pueden surgir experiencias entre los congéneres que pueden dejar una imprenta emocional que nos puede debilitar la autoimagen y como consecuencia la autoestima.

Sobretodo en un momento de la vida en el que es importante encajar en el grupo.

Familia
Imprenta Emocional

Rasgos de personalidad

Cómo percibimos lo que nos ocurre en relación a nuestra imagen.

Comentarios del exterior e influencia de los medios, ¿Cómo nos resuenan?. En función de ello nos ubican en una zona de riesgo o somos resilientes.

Patrones de relación con los demás

Por ejemplo, lo que los psicólogos denominan patrones de relación inseguros o patrones de relación seguros.

Si al relacionarnos con los demás, tenemos expectativas de aceptación, confianza y disfrute, nuestro patrón es seguro. Este patrón promueve una autoimagen positiva.

En cambio si las expectativas son de adversidad y rechazo, nuestro patrón es inseguro y promoverá una autoimagen negativa.

Perfeccionismo

Tiene que ver con la necesidad de presentarnos sin “defectos” ante los demás. Entonces invertimos tiempo y dinero de forma constante en parece perfectos.

Tomar conciencia de en qué punto estamos, es un primer paso para el camino hacia la auto aceptación que llevará a una buena auto imagen y que repercutirá en la autoestima.

hombre Triste
Toma conciencia

Una imagen deseada sobre los fundamentos de una imagen ecológica

El camino no es sencillo, requiere un trabajo de introspección, de  auto conocimiento, que engloba varias fases a lo largo de las cuales te puedo acompañar en un proceso de coaching que irá de la imagen ecológica – con una base de buena auto imagen – hacia la imagen deseada – en base a tu esencia y yo auténtico.

Empezando por el autoconocimiento, ¿Cómo es tu auto imagen?, ¿Cuán vulnerable a las apreciaciones de los demás?, ¿Cuáles son tu hábitos en relación a este tema?, ¿?Cuáles son tus emociones al mirarte al espejo?, ¿Cuál es tu diálogo interno?.

Todas estas preguntas te darán la respuesta en relación a cómo te percibes a ti mism@.

Averigua las causas, ¿Cuáles son los orígenes de tu auto imagen?, ¿Qué anclajes emocionales tienes?. Es importante averiguar las causas para poder tomar conciencia de dónde vienen nuestros patrones mentales y danos cuenta que podemos cambiarlo.

No se trata de culpar a nadie sino de saber para aceptar y evolucionar a partir de aquí.

Conocer las causas, es el primer paso para la auto aceptación.

Identifica tus creencias limitadoras y modifícalas por creencias potenciadoras.

Por ejemplo, “mi valía como persona depende de lo atractiv@ que soy”.

Esta es la creencia limitadora que está en la raíz de la mala auto imagen para muchas personas.

Lo cierto es que no es la imagen lo que nos da valor, al menos de forma exclusiva. Es nuestro interior, nuestra cualidades como personas lo que realmente forma parte de nuestra valía personal.

Por lo tanto, una creencia potenciadora que la contrarresta sería:  “Es realmente mi actitud de ayuda, mi carácter generoso, mi sentido del humor, mi profesionalidad, mis habilidades comunicativas, lo que realmente me definen y lo que de verdad importa”.

Haz una lista de tus atributos e incorpóralos a tu diálogo interno en forma de creencia potenciadora.

potencia
Haz una lista con tus atributos

Crea una relación positiva con tu propio cuerpo.

Para hacerlo entendible, haré un paralelismo entre la propia imagen y la relación que puedas tener con la misma.

¿Cómo tratas a tu cuerpo?, ¿Tratarías de la misma forma a tu compañer@?.

Si la respuesta es afirmativa, has conseguido una buena auto imagen y ahora toca hacer cosas para mantener esta relación sana.

Por ejemplo, escribir una carta dirigida a tu propia imagen expresando tu deseo de iniciar una relación sana y positiva con la misma.

Otra actividad consiste en pedirle perdón a tu cuerpo por el posible maltrato psicológico al que le puedes haber sometido.

Puede que te suene extraño y hasta inusual, pero te pido que lo pruebes.

Realiza acciones afirmativas del tipo:

1.- Salud y bienestar. Ejercicio físico que te permita disfrutar y al mismo tiempo tener unas sensación de consecución de objetivos y bienestar personal.           

2.- Sensaciones físicas. Actividades relacionadas con los sentidos, por ejemplo, un masaje, ir a un Spa, ver una puesta de sol, ir a un concierto…

3.- Apariencia.  Disfrutar de actividades de belleza pero con el objetivo de disfrutar, de escoger lo que nos gusta y nos hace sentir bien.

Tener una buena auto imagen, es un proceso que requiere trabajo interno y acción, pero vale la pena.

En un proceso de coaching te puedo acompañar a través de herramientas y actividades especialmente diseñadas para que lo consigas.

Felicidad
Trata bien a tu cuerpo

Comentarios cerrados.